Ir al contenido principal

Última entrada publicada:

Hoy, cuento: El Ajo

Publi-6

Santa Eulàlia, la historia del barrio más hospitalense de todos (2)

Santa Eulàlia se conocía como "Mitja Galta"
Santa Eulàlia se conocía como "Mitja Galta"
(Viene de parte 1) La combinación de agricultura, industria y residencia, hizo que el barrio creciera en población creando nuevas calles que reseguían los cauces de las acequias que regaban los numerosos campos que había. Así las cosas, el barrio, que había crecido en un principio en el lado montaña de la Ctra. de Santa Eulàlia -razón por la cual se le llamó de la “mitja galta”-  vio cómo se creaban calles como la de Salvador, Maluquer, Cavall Bernat (1877), Comerç (1886) y Agricultura (actual General Prim) y Muns (1890). No obstante, el crecimiento vino parejo con un aumento de la conflictividad laboral por las malas condiciones que sufrían los trabajadores, huelgas y violencia fueron habituales en el último cuarto de s.XIX. Pese a todo el barrio llegaba a los 1.000 habitantes en 1900.

Fábrica textil de Can Trinxet
Fábrica textil de Can Trinxet
El inicio del siglo XX siguió con la misma tendencia, lo que llevó a la instalación de nuevas industrias aprovechando antiguos terrenos agrícolas tales como Can Trías (1903), Can Trinxet (1905) o la Fundición Escorsa (1917) que, junto a la construcción de la línea del Carrilet en 1912, no hicieron más que facilitar el crecimiento del barrio, a costa de la llegada de más trabajadores a instalarse en las cercanías de sus puestos de trabajo. Población que se disparó por la proximidad de las obras de la Exposición Universal de 1929 y por la construcción aquel mismo año del Cuartel de Lepanto. Santa Eulàlia adquiría la estructura de calles que ha llegado hasta hoy.

Pont d'en Jordà y las cocheras del Metro (~1935)
Pont d'en Jordà y las cocheras del Metro (~1935)
El crecimiento poblacional del barrio, la lejanía del centro administrativo de L’Hospitalet, junto a la absorción de Sants por Barcelona en 1897, hizo que la Ciudad Condal se propusiera la absorción del barrio de Santa Eulalia, primero llevando el metro en 1926 hasta el límite de Hospitalet (instalando las cocheras en terreno hospitalense) y, en 1932, instalando el final de la línea en Santa Eulàlia. El barrio, en aquel momento tenía unos 7.000 habitantes y tal crecimiento no hizo más que convertirlo en un auténtico polvorín social que llevó en 1933 hasta la explosión de una revuelta armada, sofocada a fuego y sangre por el ejército. La construcción del Puente de la Torrassa (o d’en Jordà) en 1935 pone en contacto los dos barrios con el metro, pero con la intención de una rápida absorción por parte Barcelona (ver El puente de la Torrassa, el metro y el fallido intento barcelonés de anexionarse L'Hospitalet). Santa Eulàlia llega a las 10.000 almas en 1936, pero todo se iría al traste con la Guerra Civil.

Nueva Iglesia de Provenzana a medio acabar (1956)
Nueva Iglesia de Provenzana a medio acabar (1956)
Acabada la guerra y con la dura represión del franquismo, las grandes empresas instaladas vuelven a recobrar su funcionamiento habitual tras las colectivizaciones del periodo bélico. Ello permite la instalación de nuevas industrias como la Indo (dedicada a la manufactura de gafas) en 1943 y el aplastamiento de la potente vida social y sindicalista de las décadas anteriores a base de aumentar el peso de la religión en el barrio: en 1946 se crea la parroquia de Sant Isidre, erigiendo en 1951 la iglesia homónima y, en 1957, se levanta la iglesia de Santa Eulalia de Provenzana (aún a costa de cargarse el ábside de la ermita románica –ver La infame capada del ábside milenario de la ermita de Santa Eulalia de Provençana). El barrio había llegado a 14.000 habitantes en 1950.

Carros de basureros en la Plaza Cerdà
Carros de basureros en la Plaza Cerdà
La llegada a Hospitalet durante los años 60 y 70 de una gran cantidad de inmigración proveniente del sur de España, en búsqueda de unas expectativas de vida mejores que las de su tierra de origen, hizo disparar los habitantes de toda la ciudad y Santa Eulalia no fue ajena a ello. Ello implicó el continuo aumento en la construcción de nuevos pisos, la desaparición de los últimos campos y la de actividades marginales como los barrenderos que criaban miles de cerdos con las basuras en las cercanías de la Gran Vía. No en vano, en 1975 se superaban ya las 28.000 personas… y no iba a parar.

Carros de basureros en la Plaza Cerdà
Entorno de la masia Escorsa antes de su urbanización
La crisis económica de los 70 provocó el cierre de buen número de industrias que no se habían podido adaptar a los nuevos tiempos (Can Trinxet, Can Trías, Fundición Escorsa, Hilaturas Caralt…), lo que produjo una gran conmoción social en el barrio. No obstante, ello no significó una bajada significativa de habitantes, habida cuenta que, al haber mantenido un carácter mixto industrial- residencial, buena parte de los solares que quedaban libres fueron ocupados progresivamente por nuevas promociones residenciales (bloques Santa Eulalia-2 o de Granvia Center, por ejemplo).

Trazado del Carrilet antes de su conversión en avenida
Trazado del Carrilet antes de su conversión en avenida
A partir de entonces, el soterramiento del Carrilet en 1987 con su conversión en superficie en una vía rápida (la Avenida del Carrilet) y las mejoras de comunicación con el resto de Hospitalet así como la progresiva urbanización del entorno de la Gran Vía, con la construcción de la Ciutat de la Justicia en el solar del antiguo Cuartel de Lepanto, y la Plaza Europa hicieron crecer el barrio de Santa Eulàlia de forma continua, al margen de las subidas y bajadas que el cambio de siglo afectó a otros barrios de L’Hospitalet.

Vista del barrio de Santa Eulàlia (2020)
Vista del barrio de Santa Eulàlia (2020)
En la actualidad, el barrio de Santa Eulàlia tiene 44.384 habitantes (2021), siendo el más poblado de toda la ciudad -aunque con una densidad de población relativamente baja (27.229/km2) para la lata de sardinas que es L’Hospitalet, ver Una lata de sardinas llamada Hospitalet- y el segundo en renta per cápita tras el barrio del Centro. Números que denotan la extraordinaria importancia social y económica de uno de los barrios con más personalidad de nuestra ciudad.


"La Pinza" y la Masia Escorsa, patrimonios de Santa Eulàlia
"La Pinza" y la Masia Escorsa, emblemas de Santa Eulàlia


Webgrafía

Comentarios

Más en Memento Mori!

Te recomiendo...