Publicidad

lunes, julio 04, 2005

Diana celeste en movimiento.

Un poco antes de las 8 de esta mañana ha impactado la sonda "Deep Impact" contra la superficie del cometa Tempel 1 , un pequeño cuerpo celeste de un tamaño de 14 x 5 kms situado a 130 millones de kms. Oficialmente la misión de 273 millones de euros (en pesetas ya no tengo suficientes dígitos en la calculadora) ha sido preparada para conocer la composición del nucleo del cometa. Si bien esto será totalmente cierto, soy del pensar que hay algún trasfondo más allá del puro conocimiento científico, ciertos detalles parecen confirmarlo.

El tamaño del cometa Tempel 1 tiene un tamaño muy similar a los diversos cuerpos celestes que posiblemente han provocado grandes desvastaciones en el planeta en los últimos millones de años -lease extinciones en masa, de las cuales, la mas conocida es la de los dinosaurios- tras impactar contra la superficie terrestre. Ello y su lejanía de la orbita de la Tierra, le hacen un candidato perfecto para hacer pruebas con él.

Evidentemente, si realmente se quiere estar preparado por si llega la contingencia de encontrarnos en el punto de mira de una "china" cósmica de semejante tamaño, se necesita una serie de conocimientos prácticos que vayan algo más allá de la ficción peliculera y la experiencia terrestre habida hasta ahora. Y estos conocimientos son los que van a extraerse del estudio del impacto de la lavadora de 370 kgs. con cámara incorporada que era el "Impactor" (las imágenes me han recordado la de los missiles teleguiados de la Guerra del Golfo): reacciones del cometa con un impacto a cierta velocidad, posibles -mínimas- desviaciones de su orbita... son datos muy valiosos para un posible encuentro "no deseado" con una piedra volante, por lo extrapolables de los mismos.

Lo suyo hubiese sido cargar el aparatejo con una bomba termonuclear, pero hacer "petar" un cuerpo celeste así por las buenas y correr el riesgo que supone el poner una bomba atómica en el cohete de feria que son los cohetes actuales, es algo que ningún gobierno quiere asumir si no es que se vea obligado por las circunstancias (naturales o políticas, claro).

Medio película, medio en serio, los ingenieros responsables de la misión la han llamado "Deep Impact" en recuerdo de la película del mismo nombre y lo han hecho coincidir con el 4 de julio (el dia de la independencia estadounidense -que bonito-), sin embargo oficialmente no han dicho que sea para el estudio de posibilidades contra un peligro de meteorito. ¿Porqué? Sencillo. Si oficialmente se dice que es para conocer la composición del cometa -cosa cierta, por otro lado, pero secundaria- la gente no prestará mas atención que al hecho curioso, pero si se sabe que la verdadera misión es la que es, puede ocurrir que "panique el cundo" en la sociedad mundial al conjeturar con la posibilidad de que exista realmente un riesgo, aunque no sea así.

Para ser sinceros, el riesgo sí existe y es real, ya que estamos expuestos a que una piedra de cualquier tamaño nos caiga en la cabeza en cualquier momento, pero tenga la tranquilidad de que tiene mas posibilidades de que le toque la loteria que de que le caiga un canto galáctico en la sesera. ¿Y cuantas veces le ha tocado la loteria?

Por cierto,¿sabe usted que si cae un meteorito encima de su coche y se lo deja estilo tortilla, la compañía de seguros no se hace cargo del accidente? Lea, lea su póliza.

1 comentario:

laceci dijo...

Estos científicos se aburren de la ostia...hay que ver...