Ir al contenido principal

Artículo destacado

Hoy, cuento: El autobús

Hoy, día 2 de abril del Año del Confinamiento de 2020, es el 215 aniversario del nacimiento de Hans Christian Andersen, el famoso escritor de cuentos infantiles danés, siendo por ello que hoy se ha declarado el Día Internacional del Libro Infantil. Sea como sea que, según los críticos, sus cuentos, de inocentes tenían poco, hoy le hago mi pequeño homenaje a tan ilustre colega de profesión publicando en Memento Mori! un cuento de los míos. Un cuento que, aún siendo para todos los públicos, seguro que os hará pensar con su moraleja, tal y como hacen los cuentos de Andersen. 
Espero que os guste.

Ya era tarde. Había acabado mi jornada laboral bastante más tarde de lo habitual y no estaba de muy buen humor. Una tarde demasiado densa y un dolor de cabeza intenso, no contribuían demasiado a poder extraer unas pocas sonrisas con las que adornar mi medio ambiente. Para postre, tenía que tomar el autobús que me retornara a casa, el cual daba una vuelta terriblemente larga para alcanzar mi tam…

El inhumano comercio humano

Nos quejamos constantemente de las fechorias de los grandes gobiernos, del contínuo baile de intereses que impiden un cumplimiento mínimo de los derechos humanos y de cómo pisan y repisan nuestras vidas. Sin embargo creo que la sociedad está encontrando lo que busca afanosamente. Somos como lemmings que vamos hacia nuestra propia destrucción dado que no somos capaces de coordinar nuestra propia existencia con la de los demás y con nuestro entorno. La premisa es "apañatelas cómo puedas, que aquí todo vale", que pena.

Una prueba más de todo esto lo leo en una noticia realmente dura, no por la sangre ni por la violencia, sino por lo inhumano. Una madre de 18 años detenida en Sevilla por intentar vender a su hija de nueve meses por la ridícula cantidad de 500 euros.

Qué poco llega a valer la vida humana para los mismos humanos: 500 euros asquerosos. Somos tratados como autentica mercancía, que incluso se cotiza mal -un cachorro de pastor alemán supera los 600 euros-, ¡y aún gracias! ya que la propia madre, meses atrás, vendía a su hija por 300 euros. Incalificable.

Si entre nuestra sociedad suceden estas mezquindades que rozan el límite de la animalidad...¿qué no ocurrirá en los paises pobres en que la gente se ha de matar literalmente para llevarse un cacho de pan duro a la boca? Esclavismo, prostitución, venta de organos, masacres horrendas... son solo unos ejemplos.

Entonces...¿Nos podemos rasgar las vestiduras si los gobiernos poderosos ocultan información, invaden paises en nombre de la paz, masacran en nombre de la justicia o son prepotentes como un Laporta cualquiera? Yo creo que no, ya que simplemente es mas de lo mismo. Es lo mismo que invade toda la sociedad que vivimos: crueldad, egoismo, ambición y prevaricación, que se refleja en todos los ámbitos del ser humano.

Sólo pensando como seres humanos, llegaremos a ser seres humanos. Lástima que el pensar, para una gran mayoría, sea un esfuerzo insalvable.

Así nos va.

Comentarios

Dra. Kleine ha dicho que…
uhhh y lo que falta por enterarnos...donde está el alma que alguna vez los viejos nos enseñaron!

Si lo saben ellos mismos se vuelven a morir!
Anónimo ha dicho que…
No se lo que puede impulsar a una madre a vender a su hijo, y menos por una cantidad ridícula, y tampoco puedo entender que tipo de conciencia tienen los presuntos compradores. Creo que se están perdiendo totalmente los valores, tal y como dice el foro de la familia, aunque sus premisas (en mi opinión) sean erróneas.

Esta sociedad cada día me supera más.

Un beso
scape95 ha dicho que…
Cada día entiendo menos todo... :(
malaputa ha dicho que…
Yo creo que el ser humano es capaz de hacer cosas buenas (pocas), increíblemente buenas (poquísimas) y malas (infinidad) e increíblemente malas (demasiadas) y siempre ha sido igual, lo que pasa es que ahora todo se sabe...
Ireneu Castillo ha dicho que…
Y yo me pregunto ¿tanto cuesta hacer el bien? Porque vamos... parece que tenga que ser un autentico sacrificio, joder!

La sensación que me da es que si te saltas las normas de convivencia, sales ganando, cuando es una ilusión engañosa y meramente temporal.

Es el pan para hoy y hambre para mañana. Que horror!
Un Inadaptado Social ha dicho que…
Es un círculo vicioso. La gente hace las cosas mal, tu las intentas hacer bien, descubres que te pisotean y empiezas a hacerlas mal también. No es que justifique nada, pero así son las cosas.

No hay más que ver cómo está el tráfico hoy en día...

Te recomiendo...