Publicidad

lunes, julio 11, 2005

La vergonzosa y repetitiva historia humana.

Hace 10 años que Srebrenica, una pequeña población bosnia de unos 20.000 habitantes, sufrió la peor masacre habida en Europa desde la 2ª Guerra Mundial. 8000 personas de religión musulmana fueron pasadas a cuchillo por las fuerzas serbias cristiano-ortodoxas de Ratko Mladic. Hasta aquí se podría decir que es una de tantas desgracias que pasan en las guerras, pero no fue así. Srebrenica ha sido la gran vergüenza de la ONU, de la Unión Europea y de la OTAN, ya que gracias a su activa desidia murieron esas 8000 personas -se dice pronto.

A Srebrenica, como otras 5 o 6 ciudades bosnias, durante la guerra de la Ex-Yugoslavia, debido a su población musulmana y a su cercanía a las fronteras de serbia, se le concedió el estatus de "ciudad protegida" por el peligro de desastre humanitario que podría darse si las fuerzas "exterminadoras" y "limpiadoras étnicas" de los serbios llegasen al enclave. Ello significaba que esas ciudades dejaban de ser oficialmente bosnias para ser de la ONU, la cual las debía proteger. Para ello, un batallón de paracaidistas de los Cascos Azules holandeses ocuparon la población para "protegerla".

Los serbios de Mladic avanzaron hasta la población y cuando llegaron, ni el batallón holandés ni la fuerza aerea de la ONU pegaron un tiro. Los serbios, para colmo, desarmaron a las fuerzas holandesas, separaron a niños, mujeres y a los hombres de 16 a 60 años, y se llevaron a éstos (8000) como prisioneros. Prisioneros que nunca volvieron, porque fueron víctima de la limpieza étnica de los ejercitos serbios. De mientras los Cascos Azules, la U.E. y la OTAN no hicieron absolutamente nada para evitarlo. NADA. Posiblemente les sobraban tanto musulman suelto en tierra Europea, y por eso todavía no han encontrado ni a Mladic ni a Karadzic. No les debían interesar.

Esta tarde, en TV3, han dado un reportaje sobre el entierro de 615 victimas bosnio-musulmanes que han sido reconocidas en las fosas comunes. Una mujer de unos 40 años, rubia, con unos ojos azules espectaculares explicaba lo que habia sido su casa, pero que no volvía porque musulmanes apenas había y los serbios ocupaban todo. La limpieza étnica había funcionado.

En esto que mi hermana me ha sorprendido con un "¡Ah! ¡Pues no parece musulmana!" y me ha abierto los ojos: el racismo no entiende de colores, ni de ideologias, ni de razas, y sí un mucho de ignorancia, manipulación y odio.

Y eso si que me produce miedo.


Mujer de Srebrenica delante del ataud de su marido.

3 comentarios:

scape95 dijo...

Una infamia más de la llamada "comunidad internacional". Me refiero a quienes permitieron esa matanza. Claro... en Srebrenica no hay petróleo.

Dra. Kleine dijo...

Y si, lo entiendo...eso cala los huesos...

El inadaptado dijo...

Me temo que los Cascos Azules también tienen algunas cosas que callar. Y menos mal que ellos son los "buenos". No me quiero imaginar como está la cosa en la US Navy...