Publicidad

miércoles, septiembre 07, 2005

Mejorando (Improving)

Por si alguien tenía alguna duda de lo que le estaba pasando en sus bolsillos, hoy hemos tenido la confirmación oficial. España ha bajado del puesto 20 al 21 en el índice de desarrollo humano que confecciona la ONU. Se correponde a datos de ingresos, salud y educación del año 2003, pero en estos dos años que han pasado realmente no hemos mejorado mucho. ¿Quien tiene la culpa de esto?

Fácil es echarle la culpa a la situación mundial, pero hemos de ser humildes y ver que las políticas estatales, autonómicas y locales tienen mucho que decir, más que nada cuando paises como Noruega se encuentra en la cabeza del ranking y la "pobre" Irlanda está en el octavo puesto. La política de calle afecta muy mucho a los ciudadanos , pero su forma de ser colectiva, más.

¿Que es lo que diferencia un español de un francés para que mientras en sus ciudades no ves un puñetero papel por el suelo y en sus metros la gente se espera pacientemente a que la gente salga antes de abordarlo, aquí, las ciudades están llenas de basura y de mierdas de perro y como te despistes no sales del vagón? La mentalidad de sus gentes, más que su potencial económico.

Nos quejamos de nuestros políticos, pero nadie se acuerda que es la misma sociedad la que genera a su clase política y posiblemente no sea más que un fiel reflejo de ella. Criticamos a los políticos que no estafen a hacienda, cuando lo primero que pedimos es que no nos pongan el IVA en las facturas; les pedimos a los políticos que no vivan a cargo del estado y cuando tenemos oportunidad de coger un teléfono en un centro público nos pasamos horas hablando; queremos que los políticos arreglen las cosas rápidamente cuando en las asambleas de escalera proponer una derrama es un auténtico drama; queremos que trabajen y a nosotros nos falta tiempo para hacer la más mínima parada. ¿Es lógico pedir a los demás lo que no somos capaces de hacer nosotros mismos?

Todos podemos hacer algo más, pero no lo hacemos: comsumir con inteligencia, ser cívico, tener respeto por los demás y pensar en la repercusión de nuestros actos... Y sin embargo nos quejamos de lo mal que está todo, cuando tenemos en la mano la clave de nuestro propio avance: nosotros mismos.

4 comentarios:

scape95 dijo...

Bueno... les pagamos para que NO sean así. Sobre el resto, no todos somos así.

El Replicante dijo...

Tengo un amigo que dice que todos los países del sur tienen a ser así. Pues va a tener razón...

Buen post

Anónimo dijo...

El comentario de scape95 (sin acritud) suena igual que cuando decimos que la tele es basura y que lo único que merece la pena son los documentales de la dos..... Claro, que los estudios de cuota de pantalla dicen lo contrario.

Nuestra clase política es fiel reflejo de nuestra sociedad. Punto. Quizá parezca pero porque han de andar con pies de plomo, pues cualquier mínima declaración ambigua puede suponer una tormenta mediática.

En cuanto a la falta de respeto...... esta mañana en el metro de madrid he visto un anuncio en el que animaba a utilizar transporte público y bicicleta...... Teniendo en cuenta nuestra falta de respeto e incivismo, montar en bicicleta supone arriesgar el pellejo en todo el trayecto.

Estoy convencido de que mejorar nuestro civismo es tarea imposible, pues forma parte de nuestra cultura, pero desde luego no vas a conseguir nada animando a la gente a montar en bicicleta. Quizá el método más adecuado sería una campaña de concienciación, aunque después de ver el éxito de la DGT con sus campañas, ni eso.


Como decía un amigo: 'España es un buen lugar para vivir, tiene buen clima y buena comida. El problema está en que está llenos de españoles'.

Easy Ride dijo...

Creo que ese comportamiento del que hablas extensible a nuestros políticos es parte innata de nuestro caracter; la "picaresca española" de la cual a veces tanto nos enorgullecemos es también nuestra peor carta de presentación de cara al mundo. Y no creo que algo así se pueda cambiar jamás. En una escala de sociedades más o menos desarrolladas tenemos a las repúblicas bananeras de muchos paíse latinoamericanos, seguido de nosotros y luego países europeos con conciencia y mentalidad europea. Amén.