Publicidad

martes, junio 07, 2005

La tetrapléjica transición al Euro.

La Liga Norte pide que se suprima el Euro y se vuelva a una Lira que tenga como base el dólar -ahí es nada-. Por aquí, a su vez, se levantan voces para la vuelta de la peseta. Y lo peor es que, encima, lo dicen en serio.

Sé que la gente no está contenta con el euro, y lo utilizan como chivo expiatorio de los problemas que hay para llegar a fin de mes, que si con la peseta sabiamos lo que pagabamos, que si la conversión se ha redondeado al alza, que si los sueldos se han mantenido en pesetas pero los precios no... en fin, una miríada de excusas que todas van a parar al mismo sitio: antes vivíamos mejor y queremos volver al sistema anterior. Lo que me da más rabia de todo este discurso es que, por miedo, algún conservador acérrimo todavía iría a lomos de su borrico e iría vestido con pieles.

La comodidad de 135 años con la misma moneda en el caso español, es evidente, pero tambien es evidente que buena parte del problema actual lo hemos provocado nosotros mismos por nuestra incapacidad de comprar con un mínimo de sensatez -ya hice mención a este problema anteriormente. Asimismo, la nula capacidad -y voluntad- de asumir el esfuerzo que suponen los contínuos cambios en que nos encontramos durante la vida, nos llevan a encontrar ejemplos tan patéticos como los que se encuentran en Francia actualmente. Gente que vivió en 1960 el cambio del antiguo franco al nuevo franco, 40 años después aún contaban en franco antiguo...y no para ahí la cosa, tras el cambio al Euro ¡Aún continuan pensando en francos antiguos!. El conservadurismo elevado al máximo exponente.

Una cosa es que los beneficios del Euro en la macroeconomia o en las relaciones exteriores no los perciba nitidamente la gente de a pie y se sea escéptico, pero de ahí a negarse a avanzar por simple pereza es tener los huevos más grandes que el caballo de Espartero. Es como aquella gente -que la hay- que no asume el cambio del horario de verano al de invierno y mantiene el reloj adelantado o atrasado 1 hora durante seis meses. Una auténtica gilipollez.

Por suerte que nadie hizo caso a aquel labriego que dijo "¡bah! Con lo bien que se siega con hoz."

3 comentarios:

oserlaj dijo...

Te doy la razón, el Euro es un avance, no un retroceso como lo quieren ver algunos.

También reconozco que antes pagaba 90 pesetas por un cortado y ahora 1 euro, y todos parecemos borregos. ¿Por qué no crean algún organismo que regulare mejor esta etapa de transición? El problema no es la moneda en sí, la cual nos beneficia a todos, sino los listillos de turno. Y los que no son tan listos terminan siéndolo por aquello del "si lo hacen todos, ¿voy a ser yo el único gilipollas que no suba los precios?"

Es decir, Euro:10-Picaresca española=0

Por cierto! Quid-pro-quo :-) Saludos!!

odyseo dijo...

Los políticos siempre se apuntan a la última con tal de conseguir un puñado de votos. Ahora algunos han descubierto que el euroexcepticismo de los ciudadanos puede ser rentable y se lanzan como posesos a mandar globos sonda a la opinión pública.
Nadie en su sano juicio propondría ahora esa medida.

laceci dijo...

La gente es muy vaga para hacer cálculos, y los vendedores muy listos a la hora de hacer los redondeos...
Personalmente creo que la entrada del euro ha sido positiva para europa, sobre todo por la comparación frente al dolar...
Dicen que la guerra de Irak pudo ser causada precisamente por el temor de la fuerza del euro frente al dolar, entre otras jilipollescas razones...
Menos mal que paso de la política...