Publicidad

jueves, diciembre 29, 2005

50 años de sumisión bancaria.

Mientras que los políticos siguen "jodiendo la marrana" estas Navidades con el estúpido, vacío y electoralista asunto del Estatut, hay una noticia que me ha indignado especialmente por la poca vergüenza del asunto: Una entidad bancaria, el BBK (Bilbo Bizkaia Kutxa, antigua Caja de Ahorros de Bilbao y Vizcaya), ha lanzado al mercado la hipoteca a 50 años. El maquiavelismo financiero vestido de ayuda social que esconde "el producto" es, simplemente, espeluznante. Si ya nos parecía desmesurado los plazos a 30 años que nos ofrecían las hipotecas, el hecho de que sean 50 años ya es ridículo. Ridículo desde nuestro punto de vista, genial desde el suyo.

El actual precio de la vivienda es un disparate en proporción de la capacidad económica de las familias españolas, pero debido a las hipotecas a 30 años, las familias -cada vez más endeudadas- asumen los gastos en mor de un aumento del tiempo de estar pagando, lo que a la vez permite que se mantengan los precios y la burbuja especulativa inmobiliaria en que nos movemos. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de precios de la vivienda se encuentra con un limitante físico: la duración de la vida del comprador.

Un mayor precio implica una mayor cuota mensual, dificilmente asumible por alguien dado el nivel de los sueldos y su penosa proporción de crecimiento. Por su parte, no parecía viable alargar el plazo de la hipoteca, dado que la edad en que la gente se está incorporando al mercado de trabajo cada vez es más tardía, y las jubilaciones están cada vez menos aseguradas. Todo este cúmulo de circunstancias haría que en pocos años la vivienda fuera tan inaccesible que el mercado quedara estancado matando la gallina de los huevos de oro de la banca. Para vender hipotecas estas han de ser asumibles; si no se pueden contratar masivamente no son negocio. Solución: Alargamos la vida de la hipoteca. La banca siempre gana.

La hipoteca que lanza BBK está dirigida a los menores de 35 años "Si bien no se trata de una oferta exclusiva" -apostillan con cierta caradura-, lo que significa que alguien de 35 años ha de estar pagando hipoteca hasta los 85 años. Si es que llega, claro, porque la esperanza de vida de un español es de 79.23 años. ¿Donde está el truco?

Como he dicho antes, la banca SIEMPRE GANA, y lo que debiera ser una venta para uso y disfrute de un propietario, ha pasado a ser que quien contrata la hipoteca está comprando el piso PARA LA BANCA, viviendo -de facto- en un piso de alquiler pero con derecho a reforma y pagándole beneficios al banco. En caso de impago de la cuota, la entidad acabaría por quedarse con el piso, aumentando su patrimonio a costa del pobre "pagano". Incluso si el comprador muere, su herederos heredarian el piso con su correspondiente hipoteca, y si no hay herederos, la vivienda sería para ellos. Para más INRI, si el banco ha de quedarse con el piso, solo le habrá costado lo que haya dejado sin pagar el inquilino. Negocio redondo. No hay nada como tener cuartos para hacer con nosotros lo que les dé la real gana.

Por su parte, el banco vende el "producto" (la cuestión es ir multiplicando... los beneficios, claro) como especial para jóvenes de poca capacidad pecuniaria y de ayuda a sectores con dificil acceso a la vivienda. Te damos una vivenda -porque encima dan el 100% de la tasación- a cambio de que la compres para nosotros.Impresionante.

EL BBK ha sido el primero, todas la demás entidades vendrán detrás, el precio de los pisos lejos de retenerse por saturación del mercado se disparará y los consumidores seguiremos cada uno a nuestra bola para regocijo de especuladores y vividores.

Ya dice el refrán que el desgraciado y el pobre las paga doble.

6 comentarios:

J-vol dijo...

Así es...yo conozco a jóvenes menore de 30 con hipotecas a 40 años...Kutxa no es la única.

TST dijo...

Los Bancos... los usureros de la actualidad, los ladrones legales de hoy.

oserlaj dijo...

A 50 años????? Con qué dinero me voy a pagar la residencia???

Esto ya es el no va más...

Feliz entrada de año Ireneu! Un abrazo.

Oceanida dijo...

Bochornoso, no se hasta cuando se podra sostener tal barbaridad.
Un abrazo Ireneu.

Joaquín Ágreda dijo...

Desde la perspectiva de 2014, este artículo de 2005 es pura clqarividencia. O sensatez, vaya.

Ireneu Castillo dijo...

Pues maldita la gracia de ser clarividente, Joaquín! Maldita la gracia!