Publicidad

viernes, julio 12, 2013

Una lata de sardinas llamada Hospitalet

Construcción de pisos aquí, construcción de pisos allá, construcción de pisos por todas partes. Cada vez que abres el buzón, ves un autobús o miras el diario de la ciudad, parece que las promociones de pisos en Hospitalet no noten para nada la crisis profunda del sector. Se nos vende que hay falta de pisos cuando resulta que no corre el dinero ni que lo maten, las calles están llenas a rebosar de carteles de "se vende" y el paro en la ciudad alcanza niveles apocalípticos. Sin embargo, y suponiendo que no haya nada extraño detrás -aunque piensa mal y acertarás-, hay un parámetro limitante de la construcción de vivienda que parece no interesar a nadie, pero que está detrás de toda la conflictividad social de los barrios y de la ciudad en general: la superpoblación

Hace unos años -no tantos- había una "competición" a nivel de la calle para ver qué ciudad, si Barcelona o Madrid, tenía más habitantes. La idea general era que, cuanta más población, más importante y poderosa era una ciudad, pero los parámetros de calidad de vida o de riqueza personal eran totalmente ignorados y simplemente valía la cantidad de gente que cabía. Esto que parecería algo inocente y sin importancia, denota el arraigo en la sociedad del pensamiento de que "cuántos más habitantes, mejor" totalmente desfasado y típico de finales del siglo XIX, pero que se ha mantenido hasta hoy día. Sólo con esta idea se entienden las declaraciones de Mariano Rajoy respecto que los países pequeños no tienen peso específico cuando, por ejemplo, Luxemburgo tiene un salario mínimo de 1.874,19 euros (2013). Todo dicho.

Hospitalet ha crecido a golpe de ola inmigratoria y, no olvidemos, a golpe de especulación. La especulación y el pensamiento de "cuánto más, mejor" llevó a los últimos ayuntamientos franquistas a hacer unas previsiones de población para la ciudad de hasta 600.000 personas para el año 2000. Los servicios y la calidad de vida tanto daba, ya que lo único importante era la cantidad de personas que vivían.

Con el advenimiento de la democracia y la lucha vecinal, este desenfreno constructivo de querer convertir L'Hospitalet en una lata de sardinas, parecía desvanecida totalmente e incluso los urbanistas, durante los años 80, no veían mal que L'Hospitalet bajara de población, ya que en 1981, la ciudad había llegado casi hasta los 300,000 habitantes. Desde entonces la población descendió hasta 241.000 en 2000 y vuelto a subir hasta los 265.891 en 2010, lo que significa una densidad de población de 21.293 hab./km2. Pero la verdadera gravedad del problema la veremos si comparamos los datos.

Si le preguntamos a cualquier hospitalense sobre cuáles son las ciudades más masificadas del mundo, es muy posible que mencione ciudades como México DF, Tokio, Shangai, El Cairo, Nueva Delhi, Bombay o Nueva York, dada la gran población que tienen. La sorpresa nos la llevaremos cuando vemos cuáles son sus densidades de población:
  • México D.F. : 5.862 hab./km2
  • Tokio: 6.016 hab./km2 
  • Shangai: 2.683 hab./km2
  • El Cairo: 38.596 hab./km2 
  • Nueva Delhi: 9.294 hab./km2 
  • Bombay: 20.694 hab./km2 
  • Nueva York: 6.731 hab./km2
Efectivamente, L'Hospitalet se ubicaría en un vergonzante segundo lugar de este ranking detrás de El Cairo y por delante de Bombay y de todas las ciudades europeas. Pero como todo es susceptible de empeorar, estas estadísticas espantan cuando vemos la densidad de barrios como Collblanc (52.525 hab./km2), La Torrassa (57.596 hab./km2) o la lata de sardinas comprimida con un martillo pilón que es La Florida, con 77.215 hab./km2. Incluso el Bronx (12831 hab./km2) y Manhattan con sus rascacielos (27.485 hab./km2) están por debajo. Las comparaciones, definitivamente, son odiosas, pero te dan una idea perfecta de por dónde nos estamos moviendo.

Pues bien, estos tremendos datos son perfectamente conocidos por la administración local y, sin embargo, la política que se está llevando a cabo en la ciudad es la de "faltan viviendas". ¿Cómo pueden faltar viviendas en una ciudad en la que, para tener la densidad de Barcelona (16.146 hab./km2), le sobran 70,000 personas? ¿Por qué, en vez de construir indiscriminadamente, no existe una política activa de reducción de densidad de los barrios más afectados? ¿Por qué no limitar legalmente la población máxima que pueda admitir L'Hospitalet para evitar que venga algún "iluminado" (o iluminada, no hay que ser sexistas) y pretenda volver a encastrar 600.000 personas en los 12'5 km2 de nuestro territorio?

Tantos habitantes, tanto dinero en los bolsillos municipales. Posiblemente obtengan por ahí la respuesta.


Traducción al castellano del original en catalán publicado en Gent de l'Hospitalet el 11/7/2013


¿Una lata de sardinas o la ciudad de L'Hospitalet?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Santutxu (Bilbao):
- 27.672 hab/km2

L'Hospitalet es un paraíso de espacio abierto.

Anónimo dijo...

Por Valencia tenemos a Mislata, con una densidad de unos 20.000 hab/km2 (20.610 segun wikipedia). Ademas, si no me equivoco, Mislata ya no tiene terreno urbanizable... todo construido.

Para casos extremos, el barrio de Mong Kok en hong kong debe de ser de los mas densamente poblados.... con sus 130.000 hab/km2. Ya les gustaria estar en una lata de sardinas!

Salud!